Así se fue navidad, ahora queda ese extraño “hueco” de días restantes donde solo se pueden hacer tres cosas, saludar a las personas que no se pudieron saludar en navidad, ir cerrando los asuntos del trabajo para prepararse para las próximas vacaciones y contar los días restantes para el año nuevo.
Aunque eso también puede dar otras posibilidades como directamente no saber que hacer si lograste hacer las otras tres cosas antes mencionadas, aparte de sentir que teniendo mucho tiempo libre para hacer lo que quieras, no sabes directamente como distribuirlo, para lograr hacer todo que te propones antes de terminar el año y así poder decir “si lo logre el año pasado” o directamente no fijarse en eso y hacer cualquier cosa que se de en el momento, total mucho no se pierde si se hace algo antes o después.

Ahora lo único que puedo decir, si alguien tiene mucho tiempo como para no saber que hacer, debe de haber otras personas posiblemente en las mismas circunstancias, entonces así se logra juntar la gente amiga en esos días restantes para charlar y perder el tiempo a lo largo de los días que faltan.
En todo caso si optan por una opción un poco más solitaria, se quedaran en sus casas estos días leyendo libros, mangas, comics, escuchando música, viendo películas, series, anime, no olvidarme del preferido de la casa, jugar descontroladamente durante muchas horas hasta no sentir las manos, en si disfrutando de su hobbie.

A esperar (con mucha resistencia al aburrimiento) lo que queda del año, mientras tanto vemos si podemos aportar unas notas más antes de que comience la cuenta regresiva de los 365 días otra vez.