Esta vez, me meti en el perverso mundo de Dead or Alive para ver si detras de esas luchadoras voluptuosas hay un juego decente.