Inicio TV y Cine HEY ARNOLD!: THE JUNGLE MOVIE

HEY ARNOLD!: THE JUNGLE MOVIE

0
HEY ARNOLD!: THE JUNGLE MOVIE

Título original: Hey Arnold! The Jungle Movie.

País: Estados Unidos.

Dirección: Raymie Muzquiz, Stu Livingstone, Jerry Richardson.

Guión: Craig Bartlett, Joseph Purdy, Laura Sreebny, Justin Charlebois.

Música: Jim Lang.

Reparto: Animation. Mason Vale Cotton, Francesca Marie Smith, Benjamin Flores Jr., Anndi McAfee, Dan Castellaneta, Tress MacNeille, Alfred Molina, Kath Soucie.

Productora: Lizbeth Velasco, Snee-Oosh, Inc., Nickelodeon Animation Studio.

Distribuidora: Paramount Television, Netflix.

Género: Animación.

Año: 2017.

Por ahí dicen que la infancia de los 90 es un tesoro único e irrepetible en la historia de la humanidad. No sólo vivimos cambios sociales, tecnológicos y políticos, sino que disfrutamos de una era en la televisión que nunca volverá, y sí, me refiero a esas icónicas caricaturas a la hora de comer.

Hey Arnold! es una de esas joyas que se ha quedado en la memoria de todos aquellos que vivieron los años 90, tal vez haya sido por su estética, tal vez fueron los temas poco convencionales, tal vez el desarrollo humano de personajes o simplemente el “realismo mágico”. La realidad es que para muchos Hey Arnold! marcó sus vidas y el hecho de que la serie haya finalizado su transmisión con un capítulo abierto fue un golpe directo al corazón. Es por esto mismo, que había que recuperarlo.

Todo comenzó con una simple insinuación por parte de Nickelodeon, un comentario que revolvió todo el internet («How about a Jungle movie?») y las teorías empezaron a llegar. Pero cuando todo finalmente se reveló, fue una ola de nostalgia sin parar. Los fans lo lograron, salvaron la película: HEY ARNOLD!: THE JUNGLE MOVIE fue toda una sorpresa. Y gran parte del equipo original del show regresó a Nickelodeon luego de 15 años de ausencia. Entre ellos se encuentra el director Raymie Muzquiz, el fantástico jazz de Jim Lang y por supuesto Craig Bartlett en el guión. Luego de más de diez años, cerró un ciclo para una de las series animadas más populares y amadas de los noventa.

Hey Arnold!, conocida en Latinoamérica como ¡Oye, Arnold!, fue una de las caricaturas más importantes y recordadas de la grilla de Nickelodeon (los conocidos Nicktoons), compartiendo su estatus nostálgico casi de culto con otras series como Rocko’s Modern Life, Rugrats o Doug, a pesar de ser relativamente más reciente que éstas.

Con un estilo urbano, con toques de realismo y surrealismo por igual en sus tramas, nos contaba el día a día de Arnold, un chico inteligente y sensato de buen corazón, que vivía con sus abuelos en una casa de huéspedes, iba a la escuela primaria, jugaba y paseaba con sus amigos, involucrándose en una gran cantidad de situaciones; desde las más cotidianas, hasta las más alocadas aventuras que un niño podía vivir en un barrio de la gran ciudad.

Sabía además combinar muy bien un estilo de humor inteligente, presentarnos a personajes bastante carismáticos, y aprovechar también para dejarnos algunas enseñanzas o reflexiones entre sus episodios. Su estilo, tanto visual como narrativo, era realmente único. Por eso se ganó fácilmente el cariño de millones de niños y adolescentes que disfrutaron de sus 100 episodios individuales, repartidos en cinco temporadas.

Pero siempre hubo una pequeña espinita clavada en los fans más acérrimos de esta serie, y que por años nos había mantenido intranquilos: la serie no tenía un final. Pese a que Hey Arnold! tenía el formato clásico de las caricaturas de su época, con episodios cortos autoconclusivos, y muy pocas veces seguía o desarrollaba una trama general, sí nos presentaba varios elementos recurrentes a lo largo de sus temporadas, que quedaron inconclusos tras su abrupto final en el 2004. Las dos más importantes son la complicada y algo perturbadora relación que se estuvo manejado entre Arnold y Helga. Y claro, la desaparición de los padres de Arnold (dos exploradores reconocidos) cuando éste era apenas un bebé.

Ésta última fue la que quedó más gravada en la mente de la gente, debido al cliffhanger en el que terminó su último episodio, The Journal, en el cual Arnold encuentra el diario de su padre, junto con un mapa de la ruta que tomaron en aquel último viaje. Este final prometía ser de hecho la puerta hacia una película que daría continuidad a este hilo argumental, resolvería los dos temas antes mencionados, y más. Esta película fue conocida como Hey Arnold!: The Jungle Movie, en alusión al viaje que Arnold tendría que hacer a la jungla para buscar a sus padres. Sin embargo, dicha película no se realizó en aquel entonces.

En el 2002, justo a la mitad de la última temporada, Nickelodeon sacó una película para el cine titulada simplemente Hey Arnold!: The Movie, que si bien no era mala, no cumplió con las expectativas tanto del público como de la casa productora. Este bajo desempeño, trajo consigo muchas consecuencias negativas, incluyendo el final de la serie, la partida del creador, Craig Bartlett, de Nickelodeon, y la cancelación de los planes para realizar Hey Arnold!: The Jungle Movie.

Desde que se dieron a conocer los planes cancelados de esta película, así como las ideas que se tenían para la historia y algunas artes conceptuales, los fans de la serie se volvieron locos con la idea. Y durante años se mandaron cartas, se recolectaron firmas, se hicieron grupos y discusiones en las redes sociales, se hicieron fanfics, fanarts y cómics alusivos al tema, entre muchas otras cosas. Se expresó abiertamente en incontables ocasiones el interés en ver esta película. Con el paso del tiempo parecía que esto nunca ocurriría… hasta ahora.

Todo comenzó a finales del 2015, cuando Nickelodeon anunció su interés de producir nuevo material basado en sus franquicias más icónicas. En un inicio no mencionó a alguna directamente, pero todos especularon (y deseábamos) con qué se planeaba. Y no fue hasta marzo del año siguiente que tanto Nickelodeon como el propio Craig Bartlett confirmaron que la película de Jungle Movie sería al fin una realidad, de la mano del mismo creador y parte del staff de la serie original.

En Julio de 2017, se estuvieron compartiendo artes conceptuales con el público, y en la consecuente Comic-Con de San Diego se pasó por primera vez un adelanto visual de la película. Y cuatro meses después, durante Acción de Gracias en Estados Unidos, todo se volvió realidad…

Algo que resulta un impacto directo al niño interior es una de las primeras escenas de la película, de hecho ésta apareció en los tráilers así que no cuenta como spoiler. Bueno, la secuencia en cuestión es cuando Arnold llega a su casa con el ánimo caído, pero esto se olvida en un segundo, porque sus amigos, compañeros, vecinos y toda persona a quien le ha brindado ayuda se presentan en la terraza para agradecerle por medio de un video. En ese momento podés percibir cómo tus sentimientos florecen de nuevo al momento que se proyecta dicho video, porque podemos ver situaciones icónicas de la serie resumidos en unos cuantos segundos y en serio es imposible no soltar una lágrima generada por la nostalgia.

La película tiene un único objetivo: ser el final de la serie. Y cumple perfectamente con esta misión. Se desarrolla aproximadamente un año después del final de la serie, en el verano anterior a que Arnold y sus amigos pasen sexto grado. Todo este tiempo, nuestro protagonista cabeza de balón ha estado intentando reunir pistas sobre el paradero de sus padres, sin mucho éxito. Al menos hasta que por azares del destino, se encuentra la oportunidad de ganar un viaje al ficticio país de San Lorenzo, sitio al que sus padres fueron en su última expedición. A pesar de que su abuelo le hace prometer que no intentará buscar a sus padres y exponerse al peligro, Arnold siente que no puede dejar pasar esta oportunidad, que podría ser su última. Todos los elementos se alinean para que Arnold viaje a San Lorenzo. Ahí, el destino lo lleva a una única aventura, que si bien se torna un poco fantasiosa y tal vez apresurada, cumple con el objetivo de generar suspenso dentro de la trama. De igual forma, su humor es fantástico y al mismo nivel que Arnold nos tenía acostumbrados. De manera que podemos notar que la esencia del show se sigue conservando.

La película es todo lo que los fans de la serie habían esperado, y quizás más. La animación y el diseño de personajes, presenta una notoria mejora con respecto a la serie original, como era de esperarse por el paso del tiempo. Todos los personajes mantienen la esencia de los originales, trayendo con ellos todos los recuerdos y nostalgia que podrían traer, pero aun así sintiéndose frescos. Arnold, Helga, Gerald y Phoebe son los protagonistas principales de la película sin dudarlo (y en ese orden de importancia), mostrando entre los cuatro la mayoría del desarrollo de personajes con respecto a sus contrapartes de la serie. Sin embargo, esto provoca que a la vez el resto de los personajes sirvan más como sólo recurso de apoyo para las situaciones y chistes.

No sólo sirve de secuela directa de la serie, sino además de homenaje a ésta. Se encuentra repleta de diálogos, escenas y cameos que hacen alusión a algún episodio icónico de la serie. Hace además aparición de varias caras más que conocidas, aunque su mayoría de forma breve. El humor hace muy bien su trabajo, apegándose el estilo de la serie, pero al igual que con sus personajes, se maneja de una forma correcta para no sentirse anticuado.

Algo curioso, por no decir extraño, fue cómo manejaron el salto tecnológico existente entre el mundo en el que se desarrolla la serie original (finales de los 90’s) y la época actual. Nos coloca en un mundo intermedio entre ambos extremos, presentándonos notebooks y celulares que no existían antes, pero igualmente no dejando tan distante el uso de los beepers, por ejemplo. Esto lo hacen posiblemente para no desentonar con las nuevas generaciones que llegasen a ver el especial, pero tampoco con los fans de antaño.

Si bien la historia en sí misma requiere algunos grandes saltos de fe por parte de su audiencia, es una historia satisfactoria, y vale completamente la pena. Hay muchas respuestas a varias incógnitas que la serie dejó, mientras la historia se encarga de dar un pequeño repaso para que los nuevos espectadores no se sientan demasiado perdidos. Además, es común que cuando se retorna a trabajos con cierto tiempo de antiguedad, se requiera modificar ciertos aspectos para hacerlo más atractivo o comercial. Sin embargo, The Jungle Movie no fue el caso. Es fácilmente disfrutable tanto para fans como para las nuevas generaciones.

Otro gran punto fuerte de la película fue la animación, de la cual no hay mucho que comentar porque es sencillamente hermosa. Cada detalle fue bien cuidado para seguir con la línea de arte y animación original, mostrándonos algo absolutamente fiel al concepto originalmente planteado. De igual forma pasa con la banda sonora. El jazz vuelve a la película de la mano del talentoso Jim Lang, haciendo un espectacular trabajo y permitiendo una ambientación asombrosa en el film, totalmente digna de Arnold.

Realmente se siente mucho el amor y cariño que los creadores, escritores y dibujantes pusieron en su trabajo, para darles a los fans todo lo que esperaban, dentro de sus capacidades. Todo lo que uno deseaba saber, como la resolución de la situación Arnold con Helga, el misterio de la desaparición de sus padres, o la revelación (oficial) de su apellido, acompañado de otras revelaciones o confirmaciones (algunas un tanto más sutiles), definitivamente los podrán dejar satisfechos; sin embargo, quizás no del todo felices.

Porque no todo fue perfección. Hay detalles que se sienten fuera de lugar dentro de la película. Ya sea un villano con el cual simplemente no podés empatizar o momentos que salen del esquema del realismo y pasan más a una fantasía forzando a que estos momentos simplemente ocurran como debería ser, como si una acción divina lo empujara todo y volviéndolo poco creíble. Además, sucede mucho en los últimos 15 minutos, y desafortunadamente estos grandes momentos no tienen suficiente espacio para dejar respirar y digerir al espectador toda la trama que ha vivido. Probablemente, esto se deba a las limitaciones de tiempo dadas por el formato de película para televisión. Sin embargo, hubiera sido agradable haber tenido un poco más de espacio para algunas escenas trascendentales. Y siento que esto le pegó un poco en contra realmente.

Si bien todo lo más importante que esperaba que se resolviera se resolvió, me hubiera gustado que me dieran más tiempo para asimilarlo y saborearlo. Había aún algunas cosas más que me hubiera gustado ver o que me hubiera encantado que mencionaran, pero ya para el final lo que se puede se menciona por encima, y el resto es ignorado. También se sintió muy pobre la participación de Olga, Big Bob, Phil y el resto de los compañeros de Arnold, siendo inconclusa y hasta irrelevante. Igualmente, por ejemplo, se siente que del gran elenco que compone la serie, realmente usaron a muy poco personajes, y de hecho de ellos, la gran mayoría fueron desaprovechados. Como mencioné más arriba, la gran mayoría de los personajes que aparecen sirven más como mero apoyo para las situaciones, pero en su mayoría uno los siente de más. En contraposición, la película de 2002 creo que hizo un poco más de esfuerzo en utilizar más a los personajes en su totalidad. Sin embargo, la diferencia más grande es que esta película tenía mucho más que contar, y quizás menos tiempo.

Y realmente creo que ese fue el gran problema: mucho que contar, y muy poco tiempo para hacerlo. Y quizás suene más a un capricho, y puede que sea cierto. Puede que tantos años de espera, hayan hecho desear a muchos, yo incluida, mucho más. Y realmente se siente que los escritores y el director intentaron hacer todo lo posible para poder lograrlo, y eso realmente se agradece.

Pero si minimizamos lo negativo, Hey Arnold! The Jungle Movie es el final que casi todos estábamos esperando. La conclusión de una increíble historia, pero no necesariamente su cierre definitivo, dejando la posibilidad de continuar la trama en una nueva temporada, y reviviendo la nostalgia hasta más no poder.

Realmente estoy muy contenta de haber crecido acompañada de memorables personajes como los de Hey Arnold!, y haber podido ver hecho realidad este momento en el que luego de más de diez años, al fin la serie tiene su merecido final. La disfruté bastante de principio a fin, me emocioné con cada momento, y estoy segura de que no fui la única. Pero creo que más allá de si la película fue buena o no, o si cumplió expectativas o no, creo que es bastante significativa la historia de trasfondo que nos llevó a este momento, y cómo demuestra que si los fans hacen el suficiente ruido, pueden llegar a ser escuchados, aunque tome mucho tiempo.

En los créditos finales, se puede leer de hecho una pequeña dedicatoria al respecto:

GRACIAS A TODOS LOS FANS QUE ESCRIBIERON CARTAS Y FIRMARON PETICIONES ALENTANDO LA REALIZACIÓN DE ESTA PELÍCULA